ΠΕΡΙΕΧΟΜΕΝΑ



ΧΟΡΗΓΟΙ










Prόlogo
La tuberculosis es una de las enfermedades infecciosas más antiguas que se conocen. Fue descrita por primera vez en el siglo III antes de Cristo en China, y en el siglo XX se establecieron su causa, la vía de transmisión y el tratamiento.

A pesar de que la tuberculosis fue descrita hace muchos siglos, en la actualidad es todavía un problema de salud pública. Incluso en paises desarrollados como Grecia, un alto número de niños son diagnosticados de tuberculosis cada año. Debido a la necesidad de proporcionar un cuidado especializado para estos niños, en 1980 el Profesor asociado Dr Panagiotis Spiridis creo una clínica en el Departamento de Pediatría especializada en el cuidado de esta enfermedad. Desde entonces 3500 niños con tuberculosis y 10000 chicos con PPD falsos positivos han recibido cuidado médico. Este elevado número de PPD falsos positivos se debe probablemente a la infección con Mycobacterias ambientales no patogénicas (inocua) o a la vacunación previa con BCG. Además, también se han evaluado niños con complicaciones asociadas a la vacuna BCG

Además de cuidado médico especializado, en dicha clínica se proporcionan consultas telefónicas y se aconseja a médicos de asistencia primaria, a profesionales de la salud y también a enfermos y familiares.

Durante los primeros años de funcionamento de la clínica, se hizo obvia la necesidad de crear una programa de screening de tuberculosis. Los médicos que trabajan en la clínica hicieron un esfuerzo considerable para promover su desarrollo a través de programas de educación. Desde principios de los años 90, el programa de screening de tuberculosis ha sido aceptado y aplicado por la mayoría de pediatras y servicios de asistencia primaria en nuestro país. Desde entonces, esta clínica se ha convertido en un centro de referencia nacional de tuberculosis infantil.

En los últimos años se comprobό que un 47% de los enfermos con tuberculosis son hijos de emigrantes cuyos padres no saben bien la lengua griega, hecho que provoca dificultades en la comunicación y en el seguimiento correcto del tratamiento. Es por ello que se decidió imprimir ese folleto en varios idiomas para así proporcionar instrucciones en la lengua materna de cada enfermo.

Esta iniciativa es la muestra de interés y respeto hacia todos los niños enfermos, independientemente de su raza o país de origen. Quisiera felicitar al Profesor Panagiotis Spiridis por su iniciativa que estoy seguro contribuirá al diagnostico precoz, tratamiento adecuado y curación de la tuberculosis en Grecia.

Andreas Constandopulos
Profesor de Pediatría

Queridos padres:
El propósito de ese folleto es informarles sobre la tuberculosis en la edad infantil. Intentaremos explicarles con palabras simples la importancia de esta enfermedad, como se transmite, su diagnόstico y su tratamiento. Creemos que de este modo podremos conseguir su colaboración y lograr un resultado satisfactorio.

El consultorio de tuberculosis de la clínica B de Pediatría de la Universidad de Atenas funciona cada jueves de 9:00 a 13:00 en el Hospital de niños “Π. & Α. Κυριακου’’ en Goudí. Se fundό en 1980 y hasta hoy ha ofrecido sus servicios a 35000 niños con tuberculosis.

En ese consultorio trabajo y colaboro con los pediatras Maria Tsolia, Ana Gelesme, Pipina Bonu, y Mina Valianatu. El cuidado de enfermería lo proporcionan estudiantes de la Escuela de enfermería bajo la supervisión de la Profesora de enfermería Maria Dagli.

Para nosotros no tiene importancia si el niño vive en Grecia temporal o permanentemente, lega o ilegalmente. Estamos a su disposición para ayudarles a solucionar cualquier problema que este relacionado directa o indirectamente con el seguimiento y el tratamiento de su hijo.

Si tiene preguntas relacionadas con el cuidado de su hijo, por favor no duden en contactarnos. Nuestro número de teléfono es el 210-7726448 y estamos a su disposición cada jueves de 9:00 a 13:00. Cuando llamen, por favor soliciten hablar con el doctor que trata a su hijo. En caso de urgencia, su pediatra puede contactarme personalmente cualquier día de la semana durante horas de trabajo al número de teléfono 210-7726348.

Cordialmente
Panagiotis Spiridis
Profesor Asociado de Pediatría

Que es la tuberculosis?
La tuberculosis es una enfermedad contagiosa tan antigua como la humanidad y es la responsable del mayor número de muertes de origen infeccioso. Cada año en todo el mundo la tuberculosis causa la muerte de 3 a 4 millones de personas y de ellos 500000 son niños.



A pesar de los recientes avances en medicina, desde 1985 la tuberculosis se ha convertido en un problema global de salud pública. Los lugares donde el problema de la tuberculosis es más grave son Africa, Asia, América del Sur, la antigua Unión Soviética y la mayoría de los estados de la Europa del Este. La transmisión de la tuberculosis en los países desarrollados ocurre por medio de la inmigración de personas que están enfermas o que se infectaron en su país de origen y finalmente desarrollan la enfermedad en el país donde acaban viviendo y trabajando. Las malas condiciones de vida, el trabajo duro, la mala nutrición, el stress psíquico por el abandono de la patria y el intento de adaptación en el país nuevo, constituyen factores que influyen en el desarrollo de la tuberculosis en los inmigrantes adultos.

La causa y el contagio de la tuberculosis
La tuberculosis no es una enfermedad hereditaria, sino que se debe a un microbio llamado Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch. Este microorganismo se multiplica lentamente, por eso la enfermedad no aparece inmediatamente después del contagio como ocurre con otros microbios. Aunque este microorganismo puede sobrevivir durante bastantes horas en el suelo o en objetos domésticos (platos, tenedores, cucharas), en un 98% de los casos el contagio tiene lugar a través de la inhalación de pequeñas gotas de secreciones que producen los adultos enfermos.



La infección de los niños tiene lugar siempre a través de adultos con tuberculosis que producen secreciones que contienen grandes cantidades de microbios y que se expulsan en forma de pequeñas gotas cuando tosen, estornudan, hablan o cantan. Habitaciones cerradas sin sol ni aire son el lugar ideal para que tenga lugar la infección tuberculosa. El 75% de los niños que se infectan lo hacen a través de personas de su ambiente familiar (padres, abuelos, tíos, etc) y el 25% se infecta a través de amigos, de visitas, o en los medios de transporte, etc. Los niños que sufren tuberculosis no contagian la enfermedad y en consecuencia no se necesitan medidas de protección entre ellos. Los niños pueden jugar, comer y dormir juntos. La transmisión de la enfermedad puede ocurrir a través de adolescentes enfermos. En estos casos su doctor les avisará de los posibles riesgos de contagio

Desde el momento de infección hasta la tuberculosis
Una vez que el niño se ha contagiado con Mycobacterium tuberculosis a través de un adulto, al microorganismo le llevara unas 11-12 semanas instalarse en el cuerpo humano. Esto se demuestra con la prueba cutánea PPD o test de Mantoux que se inyecta en el antebrazo del niño. El resultado se considera positivo cuando aparece una placa roja e indurada en el punto de la inyección después de 48-72 horas y cuyo tamaño es igual o mayor a 1 cm. La enfermedad puede aparecer en el niño durante los próximos meses o incluso años. Niños de menos de 5 años y especialmente de menos de 12 meses tienen un alto riesgo de presentar tuberculosis y sufrir formas muy graves de esta enfermedad como son la infección del sistema nervioso (meningitis tuberculosa), la diseminación a múltiples όrganos (tuberculosis miliar), la infección ósea y la infección renal. Afortunadamente estos tipos de tuberculosis en Grecia representan solo un 6%. El resto, el 94%, afecta a los pulmones. Los síntomas, cuando la enfermedad afecta a los pulmones, pueden ser fiebre baja de mas de una semana de duración, tos ligera, anorexia, fatiga, perdida de peso. Estos síntomas no son específicos y se pueden observar en otras enfermedades. Mas del 50% de los niños no presentan síntomas, excepto en el caso de los lactantes, los cuales en prácticamente todos los casos presentan signos de la enfermedad. El diagnόstico definitivo se hace con la prueba cutánea Matoux, una radiografía del tórax y el hallazgo de un adulto tuberculoso en el ambiente del niño.

La búsqueda del enfermo que contagio al chico
Esta búsqueda hay que hacerla con cuidado y de forma sistemática y con la ayuda de los padres del niño. Hemos de tener en cuenta que un adulto con tuberculosis puede contagiar la infeccion durante los 6-8 meses previos a presentar signos de la enfermedad. Por lo tanto, hay que hacer una radiografía de tórax a todos los adultos que viven en el ambiente del niño, y en el caso de adolescentes, hay que hacer la prueba del Mantoux y una radiografía de tórax. Todos los niños que viven en el mismo ambiente tienen que hacerse la prueba del Mantoux y aquellos que tengan un resultado negativo deberán repetir la prueba en 3 meses, ya que es posible haberse infectado a traves de la misma fuente de infecciόn, pero mas tarde.



La búsqueda de la fuente de infección es de gran importancia para la lucha contra la tuberculosis y tiene como objetivo detener el contagio de la enfermedad y ayudar al enfermo. Además de controlar a las personas del ambiente familiar, también controlamos a los amigos y a los familiares que tienen una relación estrecha con el niño. Las personas mas susceptibles de sufrir tuberculosis son adultos con problemas respiratorios, problemas cardiacos, diabetes, que han sufrido una reseccion gástrica, cáncer y especialmente aquellos que padecen SIDA. Cualquier sospecha de que un adulto del ambiente familiar pueda estar enfermo nos debe ser comunicada. De este modo podremos aconsejarles apropiadamente de que es lo que se debe hacer, ya que con el tratamiento médico adecuado un adulto enfermo de tuberculosis deja de ser contagioso a las 2-3 semanas del inicio del tratamiento.

Hay que hacer hincapié que en adultos emigrantes con permiso de residencia y trabajo en el país, el diagnostico de tuberculosis no es motivo de deportación. Los servicios de atención sanitaria están dirigidos básicamente al cuidado del enfermo.

Tratamiento de prevenciόn y terapéutico
Tanto el tratamiento de prevenciόn del niño que se contagiό, como el tratamiento del niño que enfermό se lleva a cabo con medicamentos. Disponemos de medicamentos muy efectivos con efectos secundarios mínimos en niños. Elegimos medicamentos que son seguros para la salud del niño e intentamos que la duración del tratamiento sea la mínima necesaria. Los medicamentos se dan en combinacion al mismo tiempo. Para algunos niños es difícil tomar los medicamentos, pero a la mayoría se les acaba convenciendo de la necesidad de tomarlos gracias a la insistencia y abilidad de los padres. Si tuviesen algún problema, por favor no duden en comunicarnoslo, y no hagan ningún cambio en la medicación sin antes contactarse con nosotros. En raras ocasiones el niño puede vomitar o marearse después de la toma de medicamentos, o puede presentar una erupción cutánea. Si esto ocurriese, por favor contacten con nosotros. Si durante la visita en la clínica se olvidaron de decirnos que el niño toma otras medicaciones, por favor pónganse en contacto con nosotros para informarnos.



El seguimiento adecuado de las instrucciones que les damos en la clínica disminuye el riesgo de complicaciones asociadas a la tuberculosis. Olvidarse de algunas dosis o no seguir el tratamiento recomendado es peor que no tratar. El microbio desarrolla resistencia a los medicamentos si estos no se utilizan correctamente y es entonces cuando la curación de la enfermedad se hace muy difícil. El cumplimiento de las instrucciones es también muy importante en el caso de adultos con tuberculosis. Les rogamos que apliquen las instrucciones terapéuticas con exactitud.

La tuberculosis se puede curar si el tratamiento está dirigido por médicos especializados y los pacientes siguen sus instrucciones.

La vida del niño durante la prevención y el tratamiento
Excepto en casos severos, los cuales son raros, los niños pueden seguir una vida normal durante el tiempo que dura el tratamiento antituberculoso.



- Si el niño se pone enfermo por causa de otra enfermedad puede tomar otros medicamentos sin necesidad de interrumpir el tratamiento antituberculoso. Si la enfermedad es grave, por favor contacten con nosotros
- El niño en tratamiento antituberculoso puede continuar con su programa de vacunaciones. Si hiciese falta interrumpir el programa durante 1 o 2 meses ya les informaríamos.
- Por favor mantengan sus citas tal como están escritas en la tarjeta blanca que les hemos dado y acuérdense de traer todas las radiografías de tórax del niño que tengan a su disposición.
- No es necesario que soliciten una cita para la próxima visita ya que esta se registra en la carta blanca durante su última visita.
- Si no entendiesen la instrucciones que se les dan durante su visita en la clínica, no duden en preguntar de nuevo hasta que todo este claro.
- Si tuviesen problemas para dejar su trabajo y atender la clínica, por favor notifíquenos y visitaremos a su hijo primero.
- Finalmente, si tienen dificultades en comprar los medicamentos del niño, les suplicamos que nos lo notifiquen y les asistiremos para encontrar la solución.

La vacuna contra la tuberculosis
Las complicaciones de la vacuna no son graves. En ocasiones puede aparecer una pequeña úlcera en el lugar donde se administrό la vacuna que puede tardar en cicatrizar y durar mas de 6-7 semanas. A veces puede notarse inflamación de un ganglio linfático en la axila o en la base del cuello cerca de donde se hizo la vacuna. Hay que hacer hincapié que la vacuna no ofrece protección total como otras vacunas. Un niño vacunado puede ponerse enfermo de tuberculosis si está en contacto con un adulto con tuberculosis. Por eso si hay un adulto con tuberculosis en su ambiente familiar hay que controlar también a los niños vacunados que estén en contacto con dicho enfermo.

Protección de niños que han estado en contacto con la fuente de infecciόn de la tuberculosis
Estas instrucciones son para los niños que han estado en contacto con un enfermo de tuberculosis y cuya prueba cutánea (Mantoux) es negativa. La prueba cutánea se tiene que repetir en 3 meses para ver si el niño se infectό o no. Durante este tiempo no se debe de admisnitrar la vacuna BCG y en cambio si se debe administrar tratamiento preventivo. El porcentaje de protección del tratamiento preventivo en estos niños es aproximadamente del 65% y es importante que el niño reciba dicho tratamiento de forma sistemática. Se debe evitar que el niño tenga contacto con el adulto enfermo durante el tiempo que sus doctores consideren necesario.

Les agradecemos su colaboración.

Images from Greece...